Outbook

HTML+CSS+JS, Accesibilidad, PHP y más

Inicio que contiene a Difusión de la información

Datos de búsqueda

Etiqueta ‘Difusión de la información’

Yahoo! Pipes: Creación de mashups

Fecha de publicación: 2007/02/12

Yahoo! Pipes es una herramienta para crear mashups, o combinaciones de información procedente de fuentes muy diversas, como búsquedas en Yahoo!, fotografías de Flickr o feeds RSS (no funciona con ATOM).

Para organizar todas esa información dispone de un entorno de programación visual, en el que se dispone de varias fuentes de información:

  • Yahoo! Search
  • Yahoo! Local
  • Fetch (URLs de feed RSS).
  • Google Base
  • Flickr

Una vez introducidas las diferentes fuentes de información, con sus respectivos parámetros (cadenas de búsqueda, URL, etc.) se enlazan mediante uniones hasta que todas las ramas coinciden en el “pipe output”.

Captura de Yahoo Pipes
Pantalla de edición de Yahoo! Pipes

Para no recargar con demasiada información la página resultante se puede limitar el número de resultados en cualquier punto de la estructura.

También existe la posibilidad de incluir puntos en la estructura que realicen la traducción de los contenidos o que sean capaces de extrae localizaciones geográficas.

Captura de Yahoo Pipes
Página de resultados

En cuanto a la interacción con la página se puede incluir un bloque en el que se especifican los datos de búsqueda que podrán ser introducidos por los usuarios.

Probar Yahoo! Pipes.

Saber más

Datos del artículo:

Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes: Si nos enlazas lo harás como nosotros te ordenemos

Fecha de publicación: 2007/01/30

Actualización (2006-01-31): parece que la página donde aparecía esto ha desaparecido. Añado una imagen sacada de la cache de Google (con la hoja de estilo desactivada), para que quede constancia de que lo que se dice en este post había ocurrido. Personalmente me alegra que hayan desistido de una actitud tan absurda.

Captura de pantalla de la página de normas de enlaces de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes (que ya ha sido retirada)

El sitio web de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes tiene una página en la que dan unas normas para enlazar a las páginas de dicho sitio en las que obligan a seguir unas pautas a la hora de hacer los enlaces. Entre otras perlas nos encontramos con esto:

La fuente utilizada será «Arial», el estilo «negrita», el tamaño de un mínimo de «12» y el color deberá tener las siguientes características: «rojo 155, verde 23, azul 26, matiz 254, saturación 189 y luminosidad 89».

La persona que ha escrito esto, ¿sabe lo que es Internet? ¿sabe que es un sitio web? Además podían haber puesto el color en formato hexadecimal, que es lo que se usa habitualmente.

Encima las características de color son erróneas:

Por cierto, que un lector avispado me advirtió unos días después de que, además de estúpidas, esas normas son directamente imposibles de cumplir. Efectivamente, cuando indicas los valores en RGB (rojo, verde y azul) ya no es necesario dar el matiz, la saturación y la luminosidad, porque dependen de los tres primeros. Pero es que si los valores de los colores básicos son esos 155, 23 y 26, el matiz ha de ser necesariamente 239, la saturación 178 y la luminosidad 84, cifras distintas a las que ellos indican. Es decir, que es materialmente imposible cumplir con las "normas de enlaces". Es más, el valor máximo para el matiz es de 239 y jamás puede ser 254. Genios.

Y en una noticia de la propia Biblioteca (26 de diciembe de 2006):

La Fundación Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, consciente del interés que despiertan los contenidos existentes en www.cervantesvirtual.com, ha elaborado una nueva política de hiperenlaces que facilita la difusión gratuita y de libre acceso de la cultura hispana.

Con estas nuevas normas de enlaces, la institución presidida por Mario Vargas Llosa responde a las peticiones de numerosos usuarios y colectivos que desean conectar desde distintas ciberpáginas, bitácoras y otros espacios electrónicos a los materiales de nuestra web.

Entonces, antes no dejaban ni enlazar. Pues parece que van avanzando.

¿Quién está detrás de la biblioteca?:

Esta iniciativa de la Universidad de Alicante y el Grupo Santander, con la colaboración de la Fundación Marcelino Botín, intenta promover la suma de esfuerzos y proyectos de otras instituciones, públicas o privadas, interesadas en el estudio y la difusión de la cultura española e hispanoamericana.

La Universidad de Alicante (dinero público), el Grupo Santander (un banco) y una fundación (se supone que las fundaciones no tienen ánimo de lucro). Quiero suponer que las restricciones vienen dadas por el Grupo Santander, que de las tres organizaciones es la única que podría (muy tacaños tendrían que ser) tener algún ánimo de lucro en relación a los contenidos de la Biblioteca Virtual Cervantes.

Esto si que es bueno:

La Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes es un fondo bibliográfico y documental que, mediante la utilización de las nuevas tecnologías, se pone libremente a disposición de los usuarios de internet con el objetivo de difundir las obras y los documentos más destacados de la citada cultura.

Si se pone libremente a disposición de los usuarios de Internet con el objetivo de la difusión de sus obras es absurdo decir como tienen que hacerse los enlaces.

Saber más:

Datos del artículo:

Como agregar feeds en Internet Explorer 7

Fecha de publicación: 2006/12/11

Muy sencillo. Lo primero es localizar el boton de agregar feeds en Internet Explorer o algun enlace al feed que pueda aparecer en la página (la ubicación de la segunda opción es muy variable):


Agrandar imagen

Una vez localizado el botón, se pincha en él y aparecen varias opciones (en otras ocasiones puede aparecer solo una) con los formatos en los que está disponible el feed (en principio da igual cual se escoja):

El siguiente paso es pinchar en el enlace de “suscribirse al feed”:


Agrandar imagen

Y sale este cuadro de diálogo, en el que simplemente hay que pinchar en el botón de suscribir:

Y ya está. Para acceder al feed no hay más que hacer visible la barra de favoritos y seleccionarlo.


Agrandar imagen

Datos del artículo:

Reducir la usabilidad también puede ser una forma de censura

Fecha de publicación: 2006/09/26

Es sabido que en China hay censura, incluso para Internet.

Para China lo ideal sería crear una red propia. Pero ya no sería Internet. Por el motivo que sea prefieren Internet a una red propia y mas o menos bien controlada.

En los últimos meses o años han salido polémicas, sobre todo con Google y Yahoo!, que se han plegado a la censura China para poder operar en ese país. Y se ha conseguido un buen nivel de censura, pero siempre hay métodos para esquivarla. Y siempre puede haber algún sitio web fuera de China que diga cosas que al gobierno chino no le agraden, y que quede fuera del control de esa censura.

Es por ello que a China no le interesa que sus ciudadanos accedan a sitios extranjeros, por lo que a esos sitios les aplica un método por el cual se amplía artificialmente el tiempo de respuesta para el acceso a esos sitios. Esto hace que muchos navegantes chinos acaben, por ejemplo, usando Baidu en lugar de Google.

Ese cambio de preferencias viene dado por que el tiempo de respuesta es un importante factor de usabilidad, y el gobierno chino debe de saberlo, o es capaz de contratar gente lista que sabe esas cosas (suerte que en España la Administracion Pública y el Gobierno aun andan a palos de ciego con eso de Internet).

Inspirado en Nielsen, China y los buscadores (Ojobuscador)

Tags: , , , , .

Datos del artículo:

La destrucción de Internet

Fecha de publicación: 2006/05/24

En Estados Unidos, diversas compañías de telecomunicaciones tienen un claro objetivo común: acabar con Internet.

Quieren acabar con la forma actual de Internet, y que ésta acabe siendo un canal de distribución de contenidos controlado por las operadoras de telefonía.

Quieren que solamente se descarguen contenidos. Nada de subir contenidos. Nada de tener, por ejemplo, un blog (no está en las intenciones que han declarado, y que expondré más adelante, pero a la larga si están). La única información que se podrá enviar serán las peticiones para pedir la descarga de contenidos.

Quieren controlar los contenidos. Hacen pagar al usuario por la conexión, en el caso de España, una barbaridad, con timos, prestación de servicio inadecuadamente, etc. ¿Y que harán para controlar los contenidos? Muy sencillo. Hacer pagar a los proveedores de contenidos. Ejemplo:

Yo tengo un sitio web, Outbook. Tu lees Outbook, y tienes tu ADSL (o la conexión que sea) con la compañía XYZ. Tu pagas un montón de € (quizá demasiados) cada mes por la conexión. Así es como está ahora.

Con la situación que quieren imponer se añade un factor más al ejemplo: yo tengo que pagar a XYZ para que tu puedas leer Outbook. Si no pago no es que no se vea, pero la descarga de la página puede sufrir gran retraso en su descarga.

Esa es la situación a corto plazo. A largo plazo el pago será obligatorio: o pagas o no te lee nadie. Al principio los precios serán asequibles. Poquito a poco los harán subir, hasta que muy pocos se lo puedan permitir.

De esta forma lo que leas y veas en Internet dependerá de con quien contrates la conexión.

Telefónica y sus amiguitos seguro que se unen encantados a esta iniciativa, ya que se trata, también, de obtener más ingresos sin dar servicio alguno.

En Consumer.es:

la estrategia de negocio de los proveedores podría acercarse más a la extorsión que a la economía de mercado

Y así es como se acabó con Internet.

Enlaces relacionados:

Tags: , , , .

Datos del artículo:

¿Es posible la biblioteca digital?

Fecha de publicación: 2006/01/19

Depende de lo que se entienda por biblioteca digital. Si por biblioteca digital se entiende un sitio web con un catálogo de biblioteca desde el que se puede acceder a libros en formato electrónico, es difícil conseguirlo. Como serían obras expuestas a cualquiera que las quiera consultar, las editoriales se pondrían en pie de guerra. Por ello solo se puede hacer con obras cuyos derechos de autor hayan caducado.

Las editoriales se ponen histéricas con ese tipo de proyectos, y protestan, dicen, que por el bien del bolsillo de los autores. Pero si buena parte de los autores de libros no viven de ello, ¿que más les da? Lo que les interesa a esos autores no es la cantidad de ejemplares que se vendan, sino la difusión y repercusión de su obra. Entonces, ¿porque atarse a una editorial? ¿Por que no usar una licencia Creative Commons (por ejemplo)? Con la licencia Creative Commons la obra se podría difundir facilmente por Internet, y si una editorial considera que esa obra merece la pena (leer en pantalla es un calvario, y ponerse a imprimir y encuadernar un libro es poco económico) podrían libremente publicar esa obra, y, si el autor lo permite (seguro que la editorial puede llegar a un acuerdo), lucrarse (si el libro es bueno, seguro que se vende). De ésta forma las editoriales no salen tan perjudicadas (aunque tendrían que cambiar un caduco modelo de negocio que por nada del mundo les gustaría cambiar).

Y de ésta forma cualquier biblioteca digital podría hacerse con libros, que después podría poner a disposición de sus usuarios sin problemas de derechos de autor y rollos de esos.

Pero, incluso con el modelo actual, la biblioteca digital apenas podría perjudicar a la industria editorial. La industria editorial opina que la difusión de los libros mediante este tipo de biblioteca haría que sus ventas bajaran (y sus beneficios). Le perjudicaría igual. Si cinco usuarios necesitan consultar un libro en papel cada uno tendrá que esperar su turno. Si el libro es electrónico lo consultarán a la vez, pero no por ser de más fácil acceso habrá muchos más usuarios interesados. La versión digital del libro en la biblioteca no aumenta el presunto perjuicio a las editoriales (y con el impuesto que han creado, lo del canon por préstamo, el perjucio queda compensado).

Aunque la distribución electrónica de las obras por parte de las bibliotecas electrónicas no supondría perjuicio para las editoriales, hay que tomar algunas medidas de precaución: que a los documentos de la biblioteca digital solo puedan acceder usuarios convenientemente registrados, ponerle algún tipo de fecha de caducidad al documento (que cada cierto tiempo haya que renovarlo, o algo parecido), y, obviamente, pedir permiso al editor (que dirá que NO). Esto se podría evitar si los autores que no viven de la publicación de sus obras las distribuyesen con licencias libres.

Una biblioteca digital creo que debe estar respaldada por una biblioteca física (o por una red de bibliotecas), no debe ser totalmente independiente, ha de ser un complemento de la insustituible biblioteca de toda la vida.

Tags: , , , , , , , .

Datos del artículo:

Información del sitio