Outbook

HTML+CSS+JS, Accesibilidad, PHP y más

Inicio que contiene a bibliotecas

Datos de búsqueda

Etiqueta ‘bibliotecas’

Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes: Si nos enlazas lo harás como nosotros te ordenemos

Fecha de publicación: 2007/01/30

Actualización (2006-01-31): parece que la página donde aparecía esto ha desaparecido. Añado una imagen sacada de la cache de Google (con la hoja de estilo desactivada), para que quede constancia de que lo que se dice en este post había ocurrido. Personalmente me alegra que hayan desistido de una actitud tan absurda.

Captura de pantalla de la página de normas de enlaces de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes (que ya ha sido retirada)

El sitio web de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes tiene una página en la que dan unas normas para enlazar a las páginas de dicho sitio en las que obligan a seguir unas pautas a la hora de hacer los enlaces. Entre otras perlas nos encontramos con esto:

La fuente utilizada será «Arial», el estilo «negrita», el tamaño de un mínimo de «12» y el color deberá tener las siguientes características: «rojo 155, verde 23, azul 26, matiz 254, saturación 189 y luminosidad 89».

La persona que ha escrito esto, ¿sabe lo que es Internet? ¿sabe que es un sitio web? Además podían haber puesto el color en formato hexadecimal, que es lo que se usa habitualmente.

Encima las características de color son erróneas:

Por cierto, que un lector avispado me advirtió unos días después de que, además de estúpidas, esas normas son directamente imposibles de cumplir. Efectivamente, cuando indicas los valores en RGB (rojo, verde y azul) ya no es necesario dar el matiz, la saturación y la luminosidad, porque dependen de los tres primeros. Pero es que si los valores de los colores básicos son esos 155, 23 y 26, el matiz ha de ser necesariamente 239, la saturación 178 y la luminosidad 84, cifras distintas a las que ellos indican. Es decir, que es materialmente imposible cumplir con las "normas de enlaces". Es más, el valor máximo para el matiz es de 239 y jamás puede ser 254. Genios.

Y en una noticia de la propia Biblioteca (26 de diciembe de 2006):

La Fundación Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, consciente del interés que despiertan los contenidos existentes en www.cervantesvirtual.com, ha elaborado una nueva política de hiperenlaces que facilita la difusión gratuita y de libre acceso de la cultura hispana.

Con estas nuevas normas de enlaces, la institución presidida por Mario Vargas Llosa responde a las peticiones de numerosos usuarios y colectivos que desean conectar desde distintas ciberpáginas, bitácoras y otros espacios electrónicos a los materiales de nuestra web.

Entonces, antes no dejaban ni enlazar. Pues parece que van avanzando.

¿Quién está detrás de la biblioteca?:

Esta iniciativa de la Universidad de Alicante y el Grupo Santander, con la colaboración de la Fundación Marcelino Botín, intenta promover la suma de esfuerzos y proyectos de otras instituciones, públicas o privadas, interesadas en el estudio y la difusión de la cultura española e hispanoamericana.

La Universidad de Alicante (dinero público), el Grupo Santander (un banco) y una fundación (se supone que las fundaciones no tienen ánimo de lucro). Quiero suponer que las restricciones vienen dadas por el Grupo Santander, que de las tres organizaciones es la única que podría (muy tacaños tendrían que ser) tener algún ánimo de lucro en relación a los contenidos de la Biblioteca Virtual Cervantes.

Esto si que es bueno:

La Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes es un fondo bibliográfico y documental que, mediante la utilización de las nuevas tecnologías, se pone libremente a disposición de los usuarios de internet con el objetivo de difundir las obras y los documentos más destacados de la citada cultura.

Si se pone libremente a disposición de los usuarios de Internet con el objetivo de la difusión de sus obras es absurdo decir como tienen que hacerse los enlaces.

Saber más:

Datos del artículo:

Ruidos en la biblioteca: el OPAC

Fecha de publicación: 2007/01/26

Estaba esta mañana estudiando en la biblioteca. Había un silencio absoluto. Bueno, no del todo. Se escuchaba un ligero zumbido, que no era molesto, pero que con el tiempo minaba la capacidad de concentración.

Empece a preguntarme que sería, y caí en la cuenta de que se trataba de los ordenadores que se usan para consultar el catálogo de la biblioteca (estanterias, sala de lectura y estudio, mostrador y zona de OPAC todo en uno).

Se trata de una biblioteca pequeña, en la que hay dos OPAC (juntos), lo que contribuye a que el ruido sea más notorio.

¿Qué era lo que provocaba el ruido? Los ventiladores del sistema de refrigeración.

La solución: sistemas de refrigeración líquida o ventiladores menos potentes y por lo tanto menos ruidosos. Si se opta por ventiladores de menor potencia habrá que comprar ordenadores con componentes que se calienten poco (para que no les suba la temperatura).

Artículos relacionados:

Datos del artículo:

Ordenadores portátiles y bibliotecas

Fecha de publicación: 2007/01/12

Vía Documenea he leido un artículo de El Mundo acerca del uso de los ordenadores portátiles en las bibliotecas.

Se centra bastante en las molestias que puede ocasionar una persona que utilice su portátil al resto de usuarios de la biblioteca, que son basicamente dos:

  • El ruido al teclear. Solución: teclear con menos fuerza, aunque puede que eso haga la escritura más lenta y no acabe totalmente con el ruido.
  • El sonido de inicio de sesión de Windows (o el sistema que sea). Solución: silenciar el sonido antes de entrar en la biblioteca, o llevar enchufada una clavija de auriculares (sencillo de obtener: se compran los auriculares más baratos que haya y se les corta los cables, dejando solo el conector), de forma que no sale ningún sonido al encenderlo.

Personalmente considero que el ordenador portátil es un sustituto del papel para tomar nota de ideas cuando se está leyendo, por ejemplo si se está en la biblioteca haciendo una investigación; y que genera molestias para el resto de los usuarios, por lo que es necesaria una sala especial separada.

Ejemplos reales de pautas de utilización de portátiles en bibliotecas

En la Library of Congress se restringe el uso de dispositivos electrónicos que puedan molestar a otros usuarios, excluyendo los portátiles, que deberán ser registrados al entrar y al salir del recinto, y utilizados en las zonas habilitadas para ello:

Use of Laptop Computers

The Library does not maintain typing facilities or lend equipment to researchers. Word processing software and other similar applications are not available on the Library’s public workstations. Laptop or other portable personal computers may be used in designated areas of the Main Reading Room and the Science Reading Room. Other kinds of word processors, typewriters, voice recorders, cellular phones, beepers, and other portable electronic devices that might disturb researchers are not permitted in the general reading rooms. Researchers should check in advance with the various reading rooms for their policies on portable computers and other personal property in the reading rooms. All machines brought into the Library must be registered with the Library Police when they are brought into the buildings and checked out when leaving, preferably at the same desk.

En el sitio de la biblioteca de la Universidad de Wisconsin hay unas pautas de uso de los ordenadores portátiles, en zonas separadas que disponen de facilidades para la conectarse a Internet:

Can I use my laptop in the library?

Yes. In the Golda Meir Library building, there are tables and outlets for laptop computers in the lower level hallway (the area that connects the East and West wings). UWM-affiliated users with an ePanther ID can also use the Ethernet jacks in the same area to connect to the Internet. The first time you use a computer on campus, follow the instructions below:

  1. Set your computer to get it’s IP address from a DHCP server.
  2. Open a Web browser. You should automatically be sent to a registration page. Enter your ePanther ID and password to register your hardware with our campus network.
  3. After completing the registration process, turn off the laptop, wait 30 seconds, and turn it back on. You should now have normal Internet access on any of the public Ethernet jacks on campus.

Other public jacks on campus are available in the EMS building, Bolton Hall (2nd floor outside the computer lab) and the Union (Terrace Cafe, study rooms, and food court areas).

La sala ideal para portátiles en la biblioteca

  • Conectividad de red adecuada, tanto por Ethernet (que haya al menos un enchufe por puesto) como por Wi-Fi.
  • Facilidad de la configuración de la conexión de red. Deben facilitarse los datos de dicha configuración.
  • Disponibilidad de enchufes eléctricos, para poder enchufar el ordenador portátil y no tener que depender de la batería. Al menos uno por puesto.
  • Separación física del resto de la biblioteca, para evitar ruidos.
  • Servicio de préstamo de ordenadores portátiles (como en la universidad de Granada o en la biblioteca de la Facultad de Ciencias Químicas de la UCM (PDF)).

Referencias

Datos del artículo:

El canon en las bibliotecas

Fecha de publicación: 2006/10/29

Parece que a la Unión Europea no le ha gustado que España desobedezca en el tema del canon a las bibliotecas.

Lo raro es que España no haya hecho caso de la legislación que obligaba a imponer dicho canon, habiendo como hay un montón de intermediarios de la cultura (en este caso las editoriales) insaciables, deseando llenar sus arcas. Por que no se trata de otra cosa distinta de llenar las arcas (en algunos casos bastante repletas). Si en realidad fuese para compensar a los autores, que es lo que argumentan, ¿como pueden compensar, por ejemplo, al autor del Lazarillo de Tormes? En primer lugar no es muy probable que ese autor esté vivo, y en segundo lugar, se desconoce su identidad. Creo que son dos factores que dificultan bastante darle a ese autor el dinero que le corresponde. Pero por antigüedad, según el Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, ya no tendría derechos que cobrar (estos artículos no se ven afectados por la Ley 19/2006, de 5 de junio):

Artículo 26. Duración y cómputo.

Los derechos de explotación de la obra durarán toda la vida del autor y setenta años después de su muerte o declaración de fallecimiento.

Artículo 27. Duración y cómputo en obras póstumas, seudónimas y anónimas.

1. Los derechos de explotación de las obras anónimas o seudónimas a las que se refiere el artículo 6 durarán setenta años desde su divulgación lícita.

Cuando antes de cumplirse este plazo fuera conocido el autor, bien porque el seudónimo que ha adoptado no deje dudas sobre su identidad, bien porque el mismo autor la revele, será de aplicación lo dispuesto en el artículo precedente.

2. Los derechos de explotación de las obras que no hayan sido divulgadas lícitamente durarán setenta años desde la creación de éstas, cuando el plazo de protección no sea computado a partir de la muerte o declaración de fallecimiento del autor o autores.

Artículo 28. Duración y cómputo de las obras en colaboración y colectivas.

1. Los derechos de explotación de las obras en colaboración definidas en el artículo 7, comprendidas las obras cinematográficas y audiovisuales, durarán toda la vida de los coautores y setenta años desde la muerte o declaración de fallecimiento del último coautor superviviente.

2. Los derechos de explotación sobre las obras colectivas definidas en el artículo 8 de esta Ley durarán setenta años desde la divulgación lícita de la obra protegida. No obstante, si las personas naturales que hayan creado la obra son identificadas como autores en las versiones de la misma que se hagan accesibles al público, se estará a lo dispuesto en los artículos 26 ó 28.1, según proceda.

Desconocido, muerto (y sin herederos conocidos) y sin derecho a cobrar. ¿Que argumenta ahora el intermediario de la cultura? Muy sencillo: que han incluido un prólogo, una introducción, un montón de útiles anotaciones, etc. Se trata de la creación de una obra derivada.

Eso de obra derivada puede sonar un poco a Creative Commons. Quizá las obras de autores españoles en las que los derechos económicos hayan cesado por la antigüedad deberían regirse por la Creative Commons, o por algo parecido, de forma que el uso comercial quedase restringido a aquellos intermediarios culturales que aceptasen que esa obra que publican quedase exenta de canon en las bibliotecas. Pero claro, esas cosas no gustan a los intermediarios culturales, quienes quieren erigirse en propietarios de una cultura que no es solo suya, sino de todos.

Un párrafo muy interesante sacado de IWETEL:

¿podrían las editoriales aclarar qué parte del impuesto correspondería a los herederos de Cervantes por el préstamo público de una traducción centenaria del Quijote? Y, además, ¿dónde obtienen las editoriales y los editores literarios las ediciones históricas y manuscritos de obras clásicas cuyo cotejo es necesario para volver a publicarlas? ¿Acaso no los buscan en las bibliotecas, sin mencionarlo en sus ediciones (no sea que los bibliotecarios vayan a exigirles un impuesto por ello)?

Los autores que no viven de escribir libros y la venta de sus libros no les reporta importantes cantidades de dinero (probablemente haya alguno), pero que están vivos y la antigüedad de sus obras (seguro que algunas serán interesantes) aun les permite tener derechos económicos sobre ellas quizá debieran plantearse distribuir su obra bajo una licencia Creative Commons:

Las editoriales se ponen histéricas con ese tipo de proyectos, y protestan, dicen, que por el bien del bolsillo de los autores. Pero si buena parte de los autores de libros no viven de ello, ¿que más les da? Lo que les interesa a esos autores no es la cantidad de ejemplares que se vendan, sino la difusión y repercusión de su obra. Entonces, ¿porque atarse a una editorial? ¿Por que no usar una licencia Creative Commons (por ejemplo)? Con la licencia Creative Commons la obra se podría difundir facilmente por Internet, y si una editorial considera que esa obra merece la pena (leer en pantalla es un calvario, y ponerse a imprimir y encuadernar un libro es poco económico) podrían libremente publicar esa obra, y, si el autor lo permite (seguro que la editorial puede llegar a un acuerdo), lucrarse (si el libro es bueno, seguro que se vende). De ésta forma las editoriales no salen tan perjudicadas (aunque tendrían que cambiar un caduco modelo de negocio que por nada del mundo les gustaría cambiar).

De esa forma los intermediarios culturales no tendrían argumentos para cobrar un canon, ya que si el autor permite que su libro se distribuya libremente… Pero los políticos profesionales (solo son competentes en mantener la silla bien calentita y cobrar su jugoso sueldazo, y sus huestes son numerosas) que se encargan de hacer las leyes no serían capaces de hacer la distinción entre un libro de libre distribución y uno que no lo es. Al hacer una ley no serían capaces de distinguirlos. Y si alguno de esos políticos da indicios de ser capaz, ya se encargarán los intermediarios culturales de convencerle. Como sea, cueste lo que cueste.

Otro ejemplo. Una casa en la que viven tres personas (‘A’, ‘B’, ‘C’ y ‘D’). ‘A’ tiene una excelente colección de libros, de todo tipo: de autores actuales, del Siglo de Oro, alguno de la Edad Media, alguno de Aristóteles, libros descatalogados que ya no se venden (y de los que las editoriales ya no pueden sacar rentabilidad, suponiendo que esas editoriales sigan existiendo). ‘B’ encuentra un libro de un autor actual y se lo pide prestado a ‘A’. ‘A’ es generoso y se lo presta. ‘C’ rebusca en la colección y encuentra un libro de un autor que está vivo, pero que está descatalogado, ya no se vende. Se lo pide prestado a ‘A’, que accede al trato. ¿Tiene ‘A’ y que pagar el canon? ¿No es lo mismo que cuando se presta en la biblioteca?

Si el libro ya no se edita es evidente que ni autor ni editorial pueden sacar beneficios del mismo. Y si la editorial no lo edita es porque no quiere, sea cual sea el motivo. En este caso el canon es absurdo, no tendría sentido, ya que no se causa pérdida económica a nadie. En todo caso el préstamo de ese libro puede darle publicidad, y hacer que haya gente interesada en comprarlo (eso, al menos a mi, no me parece pérdida económica).

Por supuesto en el canon bibliotecario intervienen sociedades de gestión, empresas privadas (parasitarias) que, como sabemos por la SGAE, solo miran por si mismas. El autor es una mera excusa. Si pueden evitar dar a los autores el dinero que les corresponda no dudeis que lo harán. Esas sociedades y las editoriales insisten en que se trata de beneficiar al autor. Entonces, ¿por que esa cantidad de empresas privadas se meten a defender los intereses de personas que, en principio, son externas a ellas? Una empresa privada nunca metería dinero en una causa que no le va a beneficiar: la inversión económica ha de dar beneficios. El dinero es para editoriales y sociedades de gestión. Y si sobra algo, pues para los autores que les sean cercanos y hayan colaborado en la implantación del canon bibliotecario, mostrando esa acción al público para que se vea que el sistema “funciona”, y que los autores son los grandes beneficiados (si se han vendido a las editoriales, claro).

Mas atrás he puesto unos ejemplos de obras en las que en principio no hay que cobrar canon. Esas obras suelen ser antiguas, en muchos casos clásicos de la literatura. Probablemente supongan una cantidad importante de préstamos en bibliotecas. Al no haber autor, ni derechos económicos, ¿quien se lleva el dinero? ¿Que se hace con ese dinero? ¿No habría que eximir del pago de canon a determinadas obras? No, ya que supondría que las editoriales y sociedades de gestión dejarían de ingresar un dinero que, aunque no les corresponde legítimamente (recuerdo que cuando alguien coge algo que no es suyo, eso es robar) lo codician, lo desean con toda su alma (probablemente negra y podrida).

El tema del préstamo en biblioteca no es tan grave como lo ponen, según una encuesta (sacado de @bsysnet: Préstamo bibliotecario y derechos de autor):

A la pregunta: ¿Cómo ha llegado a sus manos el último libro que ha leído o está leyendo? Los porcentajes de respuesta son:

  • 57.6 % lo compró.
  • 20,7 % se lo han prestado.
  • 17,8 % se lo regalaron.
  • 3.9 % lo pidió prestado a la biblioteca.

Casi que les sale más rentable cobrarle el canon a aquellas personas que prestan sus propios libros. Un 3,9%, y dicen que les perjudica: ¡hay que ser muy roñosos!

Y una última razón: según el Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, el canon bibliotecario es ilegal:

Artículo 37. Libre reproducción y préstamo en determinadas instituciones.

1. Los titulares de los derechos de autor no podrán oponerse a las reproducciones de las obras, cuando aquéllas se realicen sin finalidad lucrativa por los museos, bibliotecas, fonotecas, filmotecas, hemerotecas o archivos, de titularidad pública o integradas en instituciones de carácter cultural o científico, y la reproducción se realice exclusivamente para fines de investigación.

2. Asimismo, los museos, archivos, bibliotecas, hemerotecas, fonotecas o filmotecas de titularidad pública o que pertenezcan a entidades de interés general de carácter cultural, científico o educativo sin ánimo de lucro, o a instituciones docentes integradas en el sistema educativo español, no precisarán autorización de los titulares de los derechos ni les satisfarán remuneración por los préstamos que realicen.

Para saber más:

Tags: , , , , , , .

Datos del artículo:

The European Library: breve descripción

Fecha de publicación: 2006/04/28

The European Library o European Digital Library es un servicio en Internet que ofrece acceso a recursos de 45 bibliotecas nacionales europeas. Los recursos, algunos digitales y otros no, incluyen libros, revistas, boletines, etc. Ofrece servicio de búsqueda de dichos recursos, y ofrece acceso directo a los que sean digitales aunque no todos son de libre acceso. Al mismo tiempo es un consorcio de bibliotecas nacionales para desarrollar y mantener éste servicio.

Este servicio fue creado mediante la colaboración de nueve bibliotecas nacionales junto con el CENL (Conference of European National Librarians), bajo el proyecto TEL (The European Library: Gateway to Europe’s Knowledge). El proyecto se llevó a cabo entre 2001 y 2004, y fue financiado por el FP5 (Fifth Framework Programme) dependiente de la Comisión Europea. Las bibliotecas nacionales implicadas en el proyecto fueron las de Finlandia, Francia, Alemania, Italia, Holanda, Portugal, Eslovenia, Suiza y Reino Unido.

El sitio web TheEuropeanLibrary.org fue lanzado el 17 de marzo de 2005, con 113 colecciones de 12 bibliotecas nacionales disponibles en el portal, y con acceso a otras 30 colecciones mediante hiperenlaces. Las bibliotecas nacionales de Austria, Croacia y Serbia se unieron en 2005. En el período de tiempo del TEL-ME-MOR (The European Library: Modular Extensions for Mediating Online Resources), 2005-2007, diez nuevas bibliotecas nacionales se unirán al proyecto. El 1 de enero de 2006 se unieron las bibliotecas nacionales de Estonia, Letonia y Dinamarca, aunque sus colecciones aun no se encuentran disponibles.

En el futuro The European Library debería convertirse en la puerta de entrada hacia los recursos electrónicos de las 45 bibliotecas nacionales europeas vinculadas. El servicio es responsabilidad de The European Library Office localizada en la Dutch Royal Library, en La Haya (Holanda), y es liderado por Jill Cousins. Debido a que el sitio web de The European Library utiliza renderización de XML mediante el navegador del usuario desde marzo hasta junio de 2005 solo estuvo disponible para Internet Explorer 6, aunque posteriormente se consiguió la compatibilidad con Firefox y otros navegadores basados en Mozilla. Sigue teniendo problemas con el resto de navegadores (Opera, Safari, etc.).

“European Library.” Wikipedia, The Free Encyclopedia. 9 Mar 2006, 17:42 UTC. 18 Mar 2006, 18:26 <http://en.wikipedia.org/w/index.php?title=European_Library&oldid=42995190>.

Tags: , , , , , .

Datos del artículo:

¿Es posible la biblioteca digital?

Fecha de publicación: 2006/01/19

Depende de lo que se entienda por biblioteca digital. Si por biblioteca digital se entiende un sitio web con un catálogo de biblioteca desde el que se puede acceder a libros en formato electrónico, es difícil conseguirlo. Como serían obras expuestas a cualquiera que las quiera consultar, las editoriales se pondrían en pie de guerra. Por ello solo se puede hacer con obras cuyos derechos de autor hayan caducado.

Las editoriales se ponen histéricas con ese tipo de proyectos, y protestan, dicen, que por el bien del bolsillo de los autores. Pero si buena parte de los autores de libros no viven de ello, ¿que más les da? Lo que les interesa a esos autores no es la cantidad de ejemplares que se vendan, sino la difusión y repercusión de su obra. Entonces, ¿porque atarse a una editorial? ¿Por que no usar una licencia Creative Commons (por ejemplo)? Con la licencia Creative Commons la obra se podría difundir facilmente por Internet, y si una editorial considera que esa obra merece la pena (leer en pantalla es un calvario, y ponerse a imprimir y encuadernar un libro es poco económico) podrían libremente publicar esa obra, y, si el autor lo permite (seguro que la editorial puede llegar a un acuerdo), lucrarse (si el libro es bueno, seguro que se vende). De ésta forma las editoriales no salen tan perjudicadas (aunque tendrían que cambiar un caduco modelo de negocio que por nada del mundo les gustaría cambiar).

Y de ésta forma cualquier biblioteca digital podría hacerse con libros, que después podría poner a disposición de sus usuarios sin problemas de derechos de autor y rollos de esos.

Pero, incluso con el modelo actual, la biblioteca digital apenas podría perjudicar a la industria editorial. La industria editorial opina que la difusión de los libros mediante este tipo de biblioteca haría que sus ventas bajaran (y sus beneficios). Le perjudicaría igual. Si cinco usuarios necesitan consultar un libro en papel cada uno tendrá que esperar su turno. Si el libro es electrónico lo consultarán a la vez, pero no por ser de más fácil acceso habrá muchos más usuarios interesados. La versión digital del libro en la biblioteca no aumenta el presunto perjuicio a las editoriales (y con el impuesto que han creado, lo del canon por préstamo, el perjucio queda compensado).

Aunque la distribución electrónica de las obras por parte de las bibliotecas electrónicas no supondría perjuicio para las editoriales, hay que tomar algunas medidas de precaución: que a los documentos de la biblioteca digital solo puedan acceder usuarios convenientemente registrados, ponerle algún tipo de fecha de caducidad al documento (que cada cierto tiempo haya que renovarlo, o algo parecido), y, obviamente, pedir permiso al editor (que dirá que NO). Esto se podría evitar si los autores que no viven de la publicación de sus obras las distribuyesen con licencias libres.

Una biblioteca digital creo que debe estar respaldada por una biblioteca física (o por una red de bibliotecas), no debe ser totalmente independiente, ha de ser un complemento de la insustituible biblioteca de toda la vida.

Tags: , , , , , , , .

Datos del artículo:

Perfil profesional del bibliodocumentalista

Fecha de publicación: 2005/12/19

¿Para qué puestos de trabajo está cualificado un profesional de la información y documentación?. Según SEDIC, para los siguientes:

  • Responsable de centro de documentación o de biblioteca, así como de las diferentes tareas técnicas que se desempeñan en los mismos.
  • Responsable de proyectos de creación y mantenimiento de sistemas de información y de bases de datos documentales.
  • Responsable de servicios de búsqueda y organización de la información en diferentes fuentes o recursos externos.
  • Gestor de la información en sistemas de gestión del conocimiento.
  • Responsable de contenidos en la gestión y organización de páginas web y portales, tanto de la intranet corporativa como en la extranet.
  • Responsable de proyectos de salvaguardia del patrimonio cultural, bibliográfico o documental.
  • Responsable de proyectos de análisis y evaluación de producción, demanda o consumo de información, mediante técnicas cuantitativas y cualitativas.
  • Formador de usuarios en el manejo experto de sistemas de recuperación de información.
  • Cualquier otro puesto de trabajo relacionado con el diseño, organización y gestión de servicios y recursos de información.

Extraido de: El profesional de la información y documentación (SEDIC).

Tags: , , , , .

Datos del artículo:

Información del sitio